viernes 15 de diciembre de 2017

Con juegos, payasos, premios y el mejor chocolate se vivieron los festejos organizados por AOMA. Hubo música de la mano de Juan Cruz Rufino, y la presencia de Superhéroes como broche de oro para un festejo a lo grande.

Aunque el viento sople fuerte, la alegría y los festejos del Día del Niño de AOMA pudo mucho más. No podían faltar los Superhéroes y arrancó la fiesta en Los Berros. De lado quedaron los juegos y el chocolate… ahí estaban en todo su esplendor el Capitán América, la Mujer Maravilla, Iron Man y el Guasón. Estaban ahí no solo para cautivar a los pequeños, para hacerlos soñar, para alegrarles la jornada, y para darles rienda suelta a la imaginación. “Le voy a contar a mi seño que estuve con Iron Man y que me dijo que yo también era un Superhéroe”, decía una voz emocionada en un rincón; mientras otra decía “Vos sos real, saliste de la tele para venir aquí”. Esta inocencia animaba más a los Superhéroes para ofrecer un show de otro planeta para los grandes y chicos.

Es que los festejos del Día del Niño de AOMA son para toda la familia. Los padres vuelven, por unas horas, a ser niños. AOMA siempre sorprende con sus festejos. Los niños con las emociones a flor de piel y con la adrenalina a flor de piel. Esto hace que se pueda ver a los padres con sus hijos tratando de colocar la cola al burro o jugando a los tres pies, ante la arenga de los pícaros payasos que animan el evento. Mientras que por otro rincón se escucha el grito de gol de quienes frente a un mini arco lograban convertir y ganarse un premio. Como así también el desesperado grito de quien se tambaleaba en el toro mecánico o saltaba dentro de los inflables.

Había también espacios que eran propios de los pequeños, sobre todo de los más tranquilos. Ahí estaban las payasas con el pinta caritas que tanto emociona a los niños, en especial a las nenas; y, en otro espacio, el atril donde pintar con miles de colores. Los más artistas se animaron también a hacer su dibujo y participar del concurso de AOMA, cuyos ganadores se darán a conocer en septiembre.

Cada uno de los festejos tuvo su colorido particular y sus maravillas, como por ejemplo en Calingasta que Juan Cruz Rufino se hizo presente ante la sorpresa de los presentes. Y, con su carisma y su música conquistó los corazones de todos. Lo que sí se repitió en cada uno de los festejos fueron las bolsitas con los regalos, entregadas en el ingreso, para que todos pudieran llevarse un obsequio; los concursos con premios y los sorteos de juguetes y bicicletas, además del rico chocolate con facturas.

Este año los festejos de AOMA por el Día del Niño dejaron más de 2.150 personas felices, que no solo se divirtieron sino también que ganaron premios, golosinas y un gran recuerdo. En los festejos en Calingasta fueron 250 personas, mientras que en Albardón 500, en Rodeo 350, en Jáchal 350 y en el cierre en Los Berros 700 personas aproximadamente; lo cual muestra el compromiso de los afiliados y las grandes ideas de AOMA para que cada año sean más los que elijan este chocolate que es organizado desde el gremio con amor, pasión e imaginación.