viernes 15 de diciembre de 2017

San Juan es una de las provincias con una industria desarrollada para obtención y comercialización de cal.

En suelo sanjuanino se encuentran las mayores reservas de carbonatos de alta calidad debido a su historia geológica. Los principales polos de producción están distribuidos en distintas áreas de la provincia como en Divisadero, Cienaguita y Los Berros en Sarmiento, Villicum en Albardón, Sierra Chica en Zonda y Jáchal.

Para ilustrar esta realidad, la Dirección Técnica de Geología Minera elaboró un video explicativo donde se conocen los usos de los carbonatos y el proceso que transcurre hasta llegar a las distintas industrias. 

https://www.youtube.com/watch?v=cdvCCxWybdM&feature=youtu.be


Entre los carbonatos se encuentran la caliza y dolomías que son la materia prima de la cal. De la caliza se derivan las cales cálcicas y de la dolomía las cales magnesianas.

El material obtenido es cargado y trasladado hasta las tolvas de trituración para ser reducido y clasificado según su tamaño. La mayoría del material ingresa al horno de calcinación obteniéndose como producto la Cal. Mientras que el material de malla menor (por debajo de los 100mm) se comercializa como caliza a granel y se traslada hasta la estación de ferrocarril para su posterior carga y despacho.

 La cal es uno de los materiales más antiguos usados por el hombre. Es requerida por varias industrias donde se destaca la siderúrgica para la elaboración de aceros de alta calidad y la construcción que es la de mayor demanda. También se aplica en la industria de la minera metalífera y otras como la química, papelera, azucarera, y pinturera.

Por las enormes reservas de recursos calcáreos, en Minería aseguran que es una industria que va a seguir creciendo en San Juan.