viernes 15 de diciembre de 2017

Conversar con Héctor Laplace es un placer, no hay nada más fácil para un periodista que hacerle una entrevista. Él solo lleva y retoma los temas, los ensambla y profundiza cuando es necesario. Y esta vez no fue la excepción, tuvo definiciones tajantes.

Con motivo de la gran Fiesta del Trabajador Minero, el Secretario General de AOMA Nacional estuvo por San Juan. No podía faltar. Siempre que hay que estar con los trabajadores, Laplace dice: ¡Presente!
El sol marcaba su caída vertical. Eran exactamente las 12:00 y hacía su arribo Héctor Laplace. Su presencia no pasaba desapercibida. Muchos dirigentes y afiliados se acercaban a saludarlo.
Entre los saludos, y antes que se involucrara en sus responsabilidades institucionales aproveché para decirle:
 
¿Qué representa esta Fiesta del Trabajador Minero?
Esta es una Fiesta especial, es la Fiesta de los Trabajadores Mineros que recuerda aquel glorioso 28 de octubre del 1953 en el que un sinnúmero de sindicatos desperdigados y extendidos a lo largo y a lo ancho del país decidieron unir su destino para siempre en AOMA. Sin duda que las guías fueron Perón y Evita. Y desde ese tiempo lejano, con sus más y sus menos, AOMA viene creciendo de manera sostenida, poniéndole a la actividad su experiencia, sus hombres y sus hombros.
Por eso digo que hay mucho que festejar, y esta es nuestra fiesta, un corolario de un año de gestión, de hacer cosas por y con los trabajadores.
Este domingo 1º de octubre es una buena fecha y estoy con mucho gusto en San Juan porque siento el cariño muy grande de la gente. Y entonces digo que cuando uno se siente a gusto no es un esfuerzo.
 
En el medio de la nota, los saludos se incrementaban de manera incesante. Pero teníamos que aprovechar los minutos.
 
¿Qué diferencia hay con la Fiesta de la Minería?
El 7 de mayo de 1813 por la famosa Asamblea Constituyente se institucionalizó el Día de la Minería como un modo de fomento a la actividad. Pero este es “nuestro” día, es un reconocimiento al trabajador de carne y hueso. Y así lo sentimos. Y es la primera vez que se hace en San Juan. Y esta provincia no puede dejar de hacerlo porque la actividad ya ha marcado y ha definido un perfil para todos los tiempos. La minería ya es parte de los sanjuaninos.
Pero más allá de toda la historia y de mis consideraciones, mi profundo deseo es que los trabajadores, que la gente de la familia minera disfrute. Esto es lo más importante de todo.
 
Con un dirigente de envergadura nacional no podemos no preguntar: ¿cómo ves el marco nacional y los posibles cambios que se avecinan?
Estamos preocupados. Nos hemos manifestado públicamente: cuando se habla de los costos laborales argentinos o de los cambios sobre la legislación laboral hemos dicho con claridad “No lo vamos a permitir”. Vamos a defender a ultranza nuestra legislación laboral: Ley de Paritarias, la Ley de Contrato de Trabajo, ley 23.551(la ley de Asociaciones Sindicales). La legislación de Argentina es de avanzada. No hay que cambiarla, hay que respetarla.
 
¿Por qué se habla de costos laborales?
Acá el juego es claro: cuando se habla de costos laborales es para quitarle a los trabajadores y llevar las utilidades a los grandes grupos económicos. No me preocupan los intereses de las corporaciones, me preocupa un Estado bobo que no hace nada. Nos siguen aumentando las tarifas, los impuestos y no estamos viendo cambios en favor de la gente.
Sin van por el lado de menos para el trabajador van por el lado equivocado. Y nosotros estamos para defender los derechos de los nuestros.
 
Las definiciones de Héctor Laplace son contundentes y seguramente imagina algo más. Conoce los proyectos en ciernes, los que ni bien pasen las elecciones nacionales del 22 de octubre avanzarán amenazantes sobre los trabajadores.