sábado 22 de septiembre de 2018

El Arroz con Leche hablaba de una señorita con dotes de costura. Las chicas del Gremio entendieron que podía convertirse en una aventura retomar esos caminos de nuestras abuelas. Por eso se reúnen todo el año para aprender y crear.

Ya escuchaste hablar de ellas. Son las chicas del Gremio: algunas esposas de afiliados y otras, mujeres que se fueron sumando a lo largo de estos tres años que ya lleva el taller que dieron en llamar “Manos Creativas”. Se reúnen todo el año en la sede de Capital y en Albardón, enseñan y aprenden a hacer manualidades. Usan las siestas, que es cuando los chicos están en el cole y por fin pueden sentarse a ocuparse de otras cosas. Este diciembre trajo consigo el cierre del taller en el que las chicas presentaron distintas producciones de su autoría. La consigna era decorar y cerrar el año. Por eso, MINERO ARGENTINO habló con Laura Gómez. Laura fue contundente sobre las tareas del taller: “Hacemos cosas para donar”. Pero eso no es todo. Ella está convencida de que se trata de un beneficio más del Gremio, “porque AOMA nos provee de todo el material. Entonces uno aprende gratis y al mismo tiempo podemos beneficiar a alguien más”. Aunque hasta ahora se habían hecho donaciones para el Día del Niño a distintas escuelas de Albardón, este año el objetivo fue la comunidad de Guanacache. “Es un pueblito a 14 kilómetros de la huella por la que entrás a Los Berros”, explica Laura. Hasta una escuelita de esa localidad llegaron las chicas en una combi, acompañadas por gente del Gremio y hasta la Reina de la Minería. Hacía tiempo que habían estado trabajando en este regalo para los chicos. Hicieron almohadones con distintos personajes y motivos personalizados para nenes y nenas. Además llevaron útiles que el Gremio donó al colegio. Todo el pueblo los estaba esperando para compartir lo que sería una jornada llena de juegos y cosas ricas para comer. Alrededor de 100 chicos se sumaron esa tarde. Las chicas aprovecharon también para comprar panes caseros y conservas que ya se sabe no se consiguen de igual calidad en otros lados. Fue un año increíble para las chicas que ya tienen la cabeza puesta en los nuevos desafíos que traerá el 2018. Para las que en el futuro quieran sumarse, se pueden acercar por la sede de AOMA para conocer todos los detalles logísticos. Para los que quieran ayudar, las chicas están buscando máquinas de coser que las acompañen en la ardua tarea de aprender lo que nuestras abuelas parecían nacer sabiendo: el arte de la costura.