miércoles 18 de julio de 2018

No te preocupés porque no te voy a preguntar la edad. No me voy a desubicar. Hoy vamos a hablar de la edad de tu piel y la mía. Si ronda entre los 50 o 60 hay algunos cuidados a tener en cuenta a la hora de afrontar el invierno en San Juan.

Seguramente cuando empiezan los fríos ya sentís la piel más tirante y reseca. No te asustés porque es completamente normal. ¿Sabés cómo le afecta el frío y las bajas temperaturas a tu piel? Te cuento para que estés al tanto y tomés las medidas necesarias para no perder el brillo y la elasticidad. Acordate que la cara es lo más visible que tenés y estoy segura que ni vos ni yo queremos perder la frescura y el glamour. 

 

Para empezar te cuento que cuando la piel tiene una extrema sequedad se forman más fácilmente las arrugas. Por eso en otoño y en invierno es importante el cuidado de la cara y con mayor razón si estás expuesta o al aire libre mucho tiempo.

 

El viento seco característico de San Juan y el frío pueden provocar la deshidratación de la piel porque baja la humedad del ambiente. Esto hace que tu piel se reseque mucho.

 

Si trabajás en la mina o subís cada tanto es probable que este invierno sientas mayor sequedad en la cara y en las manos. Como MA siempre te quiere cuidar hoy te sugerimos un plan para ganarle al tiempo y a las arrugas.

 

Entonces, ¿Cómo podés preparar la piel para el invierno?

Según los médicos dermatólogos y especialistas la mejor manera de prevenir estos problemas causados por el frío y los vientos, como los que tenemos en la provincia, es tener ciertos cuidados. Anotá los secretitos.

 

·      Una piel hidratada y nutrida te permite hacer frente al clima del invierno. Es fundamental tomar agua aun cuando no tengás sed. Tenés que tomar agua siempre, por lo menos dos litros diarios para mantener una buena hidratación. Desde ya tu piel será la más agradecida. Podés alternar con infusiones y té que también cuentan.

·      Y por supuesto mantener una dieta equilibrada que incorpore frutas y verduras de muchos colores, ya que su alto contenido en vitaminas permite limpiar y recuperar los tejidos de los efectos nocivos del sol y proteger del frío.

·      Otro dato importante es aumentar el consumo de pescado. La falta de luz solar hace que disminuya la Vitamina D. Por eso la ingesta de pescados o el atún pueden compensar esta falta.

·      No te saltés ninguna comida del día. Respetá las cinco comidas diarias. Es imprescindible para no comer en exceso y controlar las cantidades.

 

Para estar siempre joven nada mejor que mantener tu piel fresca e hidratada. Que no te entre el viejazo, no le arrugués a los cuidados para no envejecer ni arrugarte.