jueves 15 de noviembre de 2018

¿Con qué sorprendés a tu pareja cuando bajás de la mina? ¿Qué artilugio usás para que el amor no se marchite? ¿Cómo mantenés vivo el fuego del amor?

¿Quién dice que el romanticismo es cosa de mujeres? ¿Cómo seducís a tu pareja cotidianamente? ¿Es cierto que hay que mantener viva la llama del amor? ¿Qué hacés vos para mantenerla?

 

Son muchas preguntas pero la respuesta es una sola. Al amor hay que ¡¡¡Man-te-ner-lo!!!

 

Si creíste que la conquista era de una vez y para siempre lamento comunicarte que los cuentos de hadas son pura ficción. Aquello de “Vivieron felices por siempre” no es automático. Las parejas requieren trabajo y dedicación, compromiso y conquista permanente.

 

No vamos a decir que “pájaro que comió, voló” pero tampoco creemos en la ingenuidad del amor eterno o en lo platónico de Romeo y Julieta.

 

A la llama del amor hay que llamarla cotidianamente porque sino de lo platónico pasás a los platos voladores en un segundo. ¿Vos… Cómo hacés para que la rutina no consuma el fuego del amor?

 

En MA siempre pensamos en vos. Por eso hoy te acercamos algunas ideas para que el fuego no se consuma. ¿Tenés el mate listo? Convidame uno y te cuento.

 

·      ¿Qué tal si aparecés un día con un regalito sin ningún motivo en especial? Una sorpresa enternece. Nada caro… Unos calzoncillos divertidos, un chocolate envuelto con una frase, un chiste adentro de un frasco de caramelos, un cartel debajo de la almohada……

·      Podrías prepararle un ramo de flores. ¿Quién ha dicho que las flores son solo para mujeres? Un ramito de flores sorprende a cualquiera.

·      ¿Y si le regalás un pase libre para el gym? ¿O unas entradas para ir con él a un partido? 

·      ¿Y con el desayuno qué onda? unas tostaditas con mermelada y la MA.

·      Otra opción: lo sorprendés con una canasta y lo invitás al Parque. De una te armás un pic nic. No hace falta hacer un gasto enorme para sorprender y mucho menos para estremecer.

 

Cuando te ocupás de agregar más leña al fuego es muy poco probable que la llama del amor se apague. Y vos… ¿Ya pensaste con qué vas a sorprender a tu pareja cuando terminés de leer esta nota?

 

MA te largó la punta del ovillo, ahora seguís vos…