jueves 15 de noviembre de 2018

¿Cuánto hace que no leés un buen libro de esos que te atrapan desde las primeras líneas? ¿Cuánto hace que no te dejás llevar por las palabras a mundos desconocidos? La lectura es ¡¡¡gra-tis!!! y te lleva tan lejos como vos quieras. Podés llegar a culturas de oriente tan exóticas como extravagantes. Y sin pagar un peso obtenés mil beneficios para tu salud. ¿Te cuento por qué?

¿Estás entrando a la tercera juventud? ¿Estás en los mejores años? Entonces tenés que saber esto:

 

¡¡¡Está más que comprobado!!! Leer influye de muchas formas positivas en tu mente. Muchísimos especialistas desde neurólogos hasta psicólogos lo confirman. Y vos… ¿sabés por qué?

 

En primer lugar se recomienda tener hábitos de lectura porque entrando o transitando la tercera juventud la lectura es como un antídoto. ¿Sabés por qué? Porque es el mejor método preventivo del alzhéimer y de otras enfermedades neurodegenerativas.

 

Está científicamente demostrado que las personas que tienen la costumbre de leer activamente son capaces de aumentar la conexión neuronal. ¿Será taaan así? Mirá este dato:

 

Los profesionales aseguran que quienes se ejercitan mentalmente a lo largo de su vida, corren menos riesgo de padecer párkinson, alzhéimer o enfermedades cardiovasculares. ¡¡¡Estás a tiempo!!!!

 

Si tenés tiempo libre te aseguro que la lectura se puede convertir en tu mejor compañía. Cuando te enganchás con el mundo que un buen libro te ofrece puede terminar siendo ¡¡¡un placer súper adictivo!!! Pero lo bueno es que esta actividad además de resultar agradable y estimulante te ayuda a fomentar la imaginación y a la vez fortalece y mejora tu memoria.

 

¿Vos sabés que la lectura es una cura para la soledad? Síiiiii, es una compañía porque cuando el libro es interesante puede atraer toda tu atención y no podés despegarte del libro ni para ir al baño. Y lo mejor es que cuando terminás ese libro podés seguir con otro.

Tenés la alternativa de asociarte a las Bibliotecas Populares o comprar un libro recomendado, pero no tenés excusas. Sería conveniente aprovechar las horas de mejor luz o pedirle a tu hijo que te ponga un buen foco en la lámpara de tu mesa de luz. Y por ahí, si tenés problemas con la vista, se pueden conseguir libros con letras grandes.

 

Si nada de lo anterior te convence te cuento más en detalle por qué te propongo este pasatiempo.

 

·      ¿Sabías que leer te ayuda a empatizar con otras personas? ¿Sabés por qué? Cuando lees un libro por diferentes motivos que a veces son inconscientes podés ponerte en el lugar del otro. Así podés sentir mayor comprensión por los demás.

·      Ejercitar tu mente mediante el ejercicio de la lectura favorece la concentración. Además potencia tu capacidad de observación y atención.

·      Leer te ayuda a mantener la mente ocupada y fuera de otras preocupaciones. A veces los problemas cotidianos hacen que tus problemas personales parezcan más graves de lo que a veces son en realidad. La lectura te aporta estímulos nuevos y te ayuda a ver otras problemáticas. Así se pueden afrontar algunos problemas con una mirada más amplia y relajada.

·      La lectura también te genera nuevas emociones y revive los recuerdos, haciendo que sea una forma diferente de refrescar tu memoria. Al leer diariamente podés ejercitar tus capacidades cognitivas y a la vez disponer de un cúmulo de historias y personajes que podrás compartir con otros.

·      Un detalle que seguro no sabías… Leyendo se reduce el nivel de cortisol y se crea una gran sensación de bienestar.

·      ¡¡¡Y es un somnífero natural!!! No hay nada mejor para conciliar el sueño por las noches que leer al menos unas páginas. Te puede provocar un estado de relax libre de tensiones y estrés. Una sensación placentera ideal para conciliar el descanso.

 

Entonces… ¿Qué más podrías pedir? En un libro mil destinos y un sinfín de soluciones!!!