martes 21 de noviembre de 2017

En el marco de los festejos de la minería, Jaime Bergé retomó las palabras de Domingo Faustino Sarmiento en aquel ya lejano “Recuerdos de Provincia”. Consciente de lo que no quiere para San Juan, abogó por apostar al futuro.

"“No sólo le he puesto la cara a la minería en todos estos últimos años, en estos cuatro gobiernos que han pasado, sino que también le voy a poner el" Jaime Bergé

“No sólo le he puesto la cara a la minería en todos estos últimos años, en estos cuatro gobiernos que han pasado, sino que también le voy a poner el pecho”, sentenció el presidente de la Cámara Minera de San Juan.

En un momento como éste, cada uno de los actores que hacen realidad la actividad minera tiene algo para decir. “No tengo nada de qué avergonzarme de la minería de San Juan. Al contrario, cuando uno habla con un alemán o con un suizo, te dicen: “Cómo nos gustaría tener los recursos que tiene San Juan”. Parece que los sanjuaninos a veces sentimos vergüenza de la riqueza de la que nos ha dotado Dios. Parece que quisiéramos tener miedo de mostrarla, de transformarla en recursos verdaderos”, reflexionó Bergé.

Según el presidente de la Cámara Minera, quienes insisten en meter púa son los menos indicados: “desde el centralismo porteño como le tocó vivir a Sarmiento muchas veces, uno escucha cómo hablan de nuestros recursos como si realmente supieran, y no saben nada. No saben que su Riachuelo tiene 10 partes por millón de cianuro, no saben que del cianuro que ingresa al país, entre el 15 y el 20% se usa en la actividad minera pero el 80% se usa en los grandes centros urbanos: en las fábricas de plástico, en las curtiembres, en infinidad de otras actividades industriales. Eso parce que no les importa, lo que importa es la minería en San Juan, que usa cianuro. Eso les preocupa. Qué raro que les preocupa a tantos kilómetros de distancia cuando realmente el agua dulce está allá en la Mesopotamia argentina, el agua dulce no la tenemos nosotros. El 45% del agua dulce del país fluye de los ríos Uruguay y Paraná y constituye el Río de la Plata”. Y continuó: “… el último resultado de la Comisión conjunta mixta entre Uruguay y Argentina sobre el río Uruguay estableció que había más contaminación del lado de las costas argentinas debido a los afluentes humanos que tiran desde Asunción del Paraguay hasta Buenos Aires, todos tiran al río de agua dulce más importante que tiene la República Argentina. Pero eso tampoco les preocupa, les preocupa lo que se produce a miles de kilómetros de distancia de su centro urbano principal”.

En este punto, Bergé decidió sumergirse en ese tópico que a más de uno le cuesta enfrentar. Puso entonces sobre la mesa las estadísticas que describen los accidentes que hasta ahora se han producido en ese plano: “De los diez accidentes ambientales más grandes del mundo, dos son nucleares, cinco son petroleros y tres son químicos. No hay ninguno minero”.

Para Jaime Bergé, hoy estamos en un punto de inflexión. “Tenemos un desafío, lo tenemos todos. Necesitamos generar fuentes de trabajo y ponernos de pie. No queremos el San Juan que escribió Sarmiento en el libro “Recuerdos de Provincia” donde dice “un pueblo pobre y polvoriento”. No queremos volver al pasado, al contrario, queremos ir hacia un futuro”. Es que, tal como lo enunciara minutos antes, “San Juan no puede vivir sin minería”.

En el marco de esta de reflexión que se genera cada 7 de mayo, Bergé se tomó su tiempo para defender a los profesionales de San Juan: “Tenemos un mal concepto pensando que los de afuera saben más que nosotros. Yo confío en mis colegas. ¿Ustedes creen que si un gringo sabe mucho va a venir a la Argentina? No, se va a quedar trabajando en Estados Unidos, en Canadá o en Europa. ¿Quiénes vienen a la Argentina? Los de segunda o tercera línea. Entonces hagamos al revés: mandemos profesionales a capacitarse afuera, vayamos a aprender en los centros de desarrollo tecnológico y traigamos la tecnología a la Argentina”.

Desde MINERO ARGENTINO creemos que en estas y todas las circunstancias que vienen todos los sectores que hacemos minería tenemos que estar unidos. Nosotros siempre ponemos las páginas a disposición de las reflexiones y la verdad. Estamos convencidos que la tan anhelada licencia social se conquista todos los días con docencia y llegando a todos los rincones de la provincia y parece que en estos casos también tenemos que llegar a miles de kilómetros de distancia. Y con MA ¡vamos a llegar!